Mundo, Jamal Khashoggi

Administración Biden bajo presión por no imponer sanciones contra el príncipe heredero de Arabia Saudita

La relatora especial de la ONU, Agnes Callamard, pidió sancionar al príncipe heredero Mohamed bin Salmán por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.

Betül Yürük,Dildar Baykan,Michael Gabriel Hernandez   | 27.02.2021
Administración Biden bajo presión por no imponer sanciones contra el príncipe heredero de Arabia Saudita Un grupo de personas sostiene pancartas y velas frente a la embajada de Arabia Saudita en Washington mientras se reúnen para conmemorar el primer aniversario del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, en Washington, Estados Unidos, octubre 02, 2019. Archivo ( Yasin Öztürk - Agencia Anadolu )

Nueva York

La relatora especial de las Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, la abogada Agnes Callamard, llamó a sancionar al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, por el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi.

A través de un comunicado escrito y en respuesta al informe desclasificado de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, en el que se acusa a bin Salmán de aprobar y, casi con certeza, ordenar el asesinato, Callamard pidió sanciones contra los bienes personales de Salmán y los demás autores del asesinato.

Callamard recordó que, oficialmente, el príncipe no es cabeza de Gobierno ni Estado y que por ello se pueden interponer demandas judiciales civiles contra el líder saudí.

Por otra parte, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, llamó a revisar las relaciones con Arabia Saudita en vista de las “violaciones serias de los derechos humanos” por parte del país árabe.

Pelosi recordó que el informe demuestra lo que ya se sabía desde hace tiempo y expresó su apoyo a la administración estadounidense en las medidas que tomase al respecto.

Ver también: EEUU afirma que el príncipe saudí aprobó la operación que causó la muerte del periodista Jamal Khashoggi

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Schiff, llamó a la administración del presidente Joe Biden a ir no solo por los perpetradores del asesinato, sino de aquellos que dieron la orden.

“El príncipe heredero saudita tiene sangre en las manos, la sangre de un periodista que vivía en Estados Unidos. Debemos pedir cuentas”, dijo Schiff en su perfil de Twitter.

Gregory Meeks, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo estar satisfecho por la publicación del informe y por las sanciones impuestas a algunos de los oficiales involucrados en el asesinato.

No obstante, Meeks dijo también esperar medidas contras Salmán por su involucración directa en el asesinato.

Michael McCaul, miembro del Comité, dijo que el asesinato de Khashoggi daña seriamente las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita. “Renuevo mi llamamiento a imponer sanciones a todos involucrados en este asesinato, incluido Mohamed bin Salmán”, agregó McCaul.

Por su parte, el senador demócrata Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, calificó de transparencia la publicación del informe sobre el asesinato de Khashoggi por parte de la administración de Biden.

“Al mismo tiempo espero que este sea un primer paso y que la administración de Biden de más pasos para responsabilizar a Mohamed bin Salmán por lo sucedido”, afirmó Menéndez.

Así mismo, medios principales de la prensa estadounidense criticaron a la administración de Biden por no imponer sanciones directamente contra Bin Salmán.

La CNN recordó que durante su campaña electoral, Biden prometió pedir cuentas a la administración saudí por el asesinato de Khashoggi y señaló que su actitud hacia el caso ahora es similar a la del expresidente Donald Trump.

El diario The Washington Post, donde Khashoggi fue columnista, exigió a Biden que no deje que Bin Salmán, a quien responsabilizó del asesinato, se salga con la suya.

Por su parte, The New York Times dijo que Biden no tomará medidas contra Bin Salmán por temor a deteriorar las relaciones entre ambos países.

Ver también: 'Prohibición Khashoggi', la política con la cual EEUU busca castigar a quienes amenacen a disidentes y periodistas

El diario recordó que imponer sanciones al príncipe heredero no está en el orden del día de la Administración de Biden. “Esta decisión de la administración de Biden va a decepcionar al partido demócrata”, aseguró el diario.

Ayer, la administración de Biden puso en marcha lo que denomina como "prohibición de Khashoggi", una nueva política de restricción de visados según la ley existente destinada a castigar a los gobiernos que trabajan para silenciar a los disidentes en el extranjero.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que el grupo inicial de personas que están siendo designadas incluye a 76 funcionarios sauditas que, según Estados Unidos, intentaron amenazar a los disidentes en el extranjero, incluidos los involucrados en el brutal asesinato Khashoggi.

"La prohibición de Khashoggi permite que el Departamento de Estado imponga restricciones de visados a las personas que, actuando en nombre de un Gobierno extranjero, se cree que han participado directamente en actividades extraterritoriales serias contra los disidentes, incluidas la represión, el acoso, la vigilancia, las amenazas y daños a periodistas, activistas u otras personas percibidas como disidentes", dijo Blinken.

Los familiares de las personas sancionadas también pueden enfrentar sanciones de visado, según el Departamento de Estado.


*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.